Cómo limpiar boletus

Si hemos ido a recoger setas, lo primero que debemos hacer al llegar a casa es limpiarlas. Para ello necesitaremos un cuchillo afilado, un cepillo blando y un paño. No hay que utilizar agua para limpiarlas, como mucho unas gotas para humedecer el paño.

Antes de empezar a limpiar el boletus, debemos comprobar que está sano, es decir, que no se ven “caminitos” hechos por gusanos en el exterior. Si los vemos, podemos diseccionar la parte “mala” y salvar el resto. También comprobaremos que la parte inferior del “sombrero” está saneada. Si tiene un color amarillo verdoso fuerte, tendremos que quitarla usando las manos. El resto lo limpiamos con un paño y el tronco con un cepillo, suavemente, sin apretar mucho. También pelamos el pie del tronco con un cuchillo afilado o un pelador.

Si vamos a consumir las boletus en un plazo máximo de dos días, debemos dejarlos limpios en la nevera. Si los queremos congelar para consumirlos más tarde, se pueden congelar enteros, en láminas o en trozos. Otra opción, es embotarlos en frascos de cristal.

Print Friendly