Elegir bien la copa de vino

wine-tasting-90554_640

Tan importante es la elección de un buen vino que maride correctamente con el plato que estamos ofreciendo a nuestros comensales, es la elección de la copa adecuada.

Si elegimos la copa correcta según el vino que vamos a servir, potenciaremos las características del vino, sus aromas primarios y podremos mostrar su brillo y color característico que el enólogo de la bodega correspondiente, ha perseguido desde que la uva entró en la bodega para su elaboración hasta la obtención del caldo deseado.

Los expertos recomiendan que las copas deben ser de cristal o vidrio transparente, de la mejor calidad y finura posible, exento de color u otras estampaciones o decoraciones. La copa debe estar siempre al servicio del vino para mostrar toda su belleza.

La forma de la copa también es muy importante, porque de esta forma se deriva la mejor manera de que el degustador pueda apreciar todas las características olfativas y gustativas que desprende el vino, así como mantener una adecuada temperatura.

Sea cual sea la forma de cada copa si el contenido es vino blanco o tinto, solo debe llenarse las dos quintas partes de su capacidad. Si estamos hablado de cava o espumoso, el contenido puede llegar a las cuatro quintas partes, si es coñac, es recomendable llenar exclusivamente un tercio de la copa balón y sujetarla con la mano abierta para que el licor se caliente con la mano lo que favorece que el coñac desprenda sus aromas.

Para los vinos tintos se utilizan las copas más grandes, que presenten un cáliz amplio y con boca grande para que el vino respire y transmita toda su riqueza de aromas. Las copas más características son la de tipo Burdeos, éstas son las más altas para que el vino alcance la parte posterior de la boca y se aprecie más el sabor. La copa Borgoña es menos alta y con más apertura de cáliz.

red-wine-1004255_640

Las copas ideales para los vinos blancos  y rosados son más altas y estrechas con el fin de favorecer la emisión de aromas pero evitando que el vino se caliente. No hay claras diferencias entre las adecuadas para vinos blancos o rosados aunque algunos expertos recomiendan que las copas para rosados sean de cáliz más corto y bordes acampanados.

Para cavas y espumosos las copas ideales encontramos las tradicionales planas, llamadas pompadour y las de cáliz alto y estrecho, éstas son las recomendables pues favorecen la ascensión de las burbujas, podamos apreciar su tonalidad y evitamos que pierda su temperatura. Por supuesto carente de decoraciones y grabados que impidan la visualización correcta del contenido. Por ello las copas más comunes son las  de tipo flauta, rectas y estrechas, o las de tipo tulipa, más anchas por su base para percibir los aromas.

glasses-309477_640

En la Escuela de Cocina Althos impartimos el curso de camarero de sala donde aprenderás contenidos fundamentales para la profesión de camarero como es el servicio en mesa.

Print Friendly