Truco de cocina

Hoy os traemos un pequeño consejo para separar la yema de la clara del huevo. Sólo tienes que cascar el huevo y verterlo en un embudo que no sea demasiado grande. De esta manera, la clara cae por el embudo pero la yema no se rompe y no puede pasar por el extremo del mismo.

Aprovechamos para recordaros que no es aconsejable lavar los huevos antes de cascarlos porque la cáscara es porosa y se pueden filtrar las sustancias exteriores. Y también es preferible cascarlos en un recipiente aparte, antes de unirlos con el resto de ingredientes, por si parte de la cáscara se desprendiera o surgiese algún problema con el contenido del huevo.

Print Friendly